Pefil del Egresado

          El perfil del relacionista conforma el carácter profesional de la personalidad del egresado del Instituto Universitario de Relaciones Públicas y este atributo está integrado por un conjunto de elementos axiológicos, epistemológicos y praxiológicos.

         En principio, para explicar el proceso y formular el perfil profesional, es conveniente hacer referencia genérica a las diversas fuentes de donde se extraen los componentes etiológicos del perfil curricular del Relacionista.

         Hoy, el desarrollo de las ciencias de la educación y en particular las teorías curriculares, con su concepción de perfil curricular, exigen un nuevo avance en las Relaciones Públicas. Ante esta demanda el Instituto Universitario de Relaciones Públicas formuló la siguiente definición del relacionista.

El relacionista es un profesional universitario con clara conciencia del sistema de valores fundamentales que la sociedad en donde ejerce sostiene y defiende; con una posición legítima frente al ente humano, las instituciones y la sociedad; con conocimientos, destrezas y habilidades que lo facultan para seleccionar y manejar métodos y técnicas de acción planificada, para administrar políticas de Relaciones Públicas y el instrumental de las comunicaciones con apoyo en los fundamentos y principios del relacionismo, para concluir los procesos de integración de entidad, públicos y comunidad, en pro de su mutuo desarrollo.

         Los elementos ontogénicos, teleológicos, teóricos y ocupacionales referidos, conforman el fundamento para proseguir y concluir en la formulación del perfil profesional ajustado a las exigencias de la metodología curricular y correspondiente a las necesidades integracionistas de la sociedad venezolana. Finalmente, los elementos o insumos del perfil relacionístico están sujetos a los imperativos constitucionales y legales vigentes para formar profesionales aptos científica y metodológicamente que contribuyan con el fomento y desarrollo de la solidaridad humana, convivencia social e integración de la vida socio-económica.

         Desde esta perspectiva se asumió como eje de la formación en la carrera, la primera parte del artículo 3 de la Ley Orgánica de Educación que establece como principios de la educación “la democracia participativa y protagónica, la responsabilidad social, la igualdad entre todos los ciudadanos y ciudadanas sin discriminaciones de ninguna índole, la formación para la independencia, la libertad y la emancipación, la valoración y defensa de la soberanía, la formación en una cultura para la paz, la justicia social, el respeto a los derechos humanos, la práctica de la equidad y la inclusión; la sustentabilidad del desarrollo, el derecho a la igualdad de género, el fortalecimiento de la identidad nacional, la lealtad a la patria e integración latinoamericana y caribeña”. La figura del profesional fue canalizada y sus componentes clasificados en las siguientes áreas: axiológicas, epistemológicas, psicológicas y praxiológicas. A partir de estas cuatro (4) áreas se estructuró el perfil del Licenciado en Relaciones Públicas según los indicadores ALFA y BETA que se indican a continuación:

 

  • ALFA 1.- Eje HEURÍSTICO, creador de estructuras instrumentales, ocupacionales y metodológicas que le capacitan en la búsqueda, indagación e investigación. Se identifican con los procesos de organización, perseverancia, observación, honestidad y compromiso para la acción.
  • ALFA 2.- Eje del PENSAMIENTO SIMBÓLICO, se refiere al dominio y desarrollo del pensamiento abstracto y científico. El egresado ha de ser un individuo observador, reflexivo y capaz de instrumentar investigación organizacional y aplicarla en la solución de los problemas que competen a su área de desempeño, enmarcada en los aspectos funcionales de la trilogía fundamental de las Relaciones Públicas.

 Captura de pantalla 2015-01-20 a la(s) 22.11.57

 

  • ALFA 3.- El Eje CRÍTICO, referido a los procesos para el análisis, la evaluación y la orientación hacia el cambio y la transformación que le corresponda instrumentar para mejorar el clima y la cultura organizacional. Para ello será un individuo creativo, innovador, capaz de aplicar los principios generales en materia relacionista.
  • ALFA 4.- El Eje DE AUTODESARROLLO, capacidad de autogestionar acciones para propender a su mejoramiento personal y desempeñar con eficiencia y efectividad la función relacionística en su ejercicio profesional.

 

Competencias profesionales básicas

         Rasgos profesionales, habilidades y destrezas para el desempeño en el nivel directivo (Indicadores BETA):

  • BETA 1.- COMUNICADOR, utiliza procedimientos teórico-prácticos en el área comunicacional, ajustados a la veracidad y confiabilidad de los mensajes emitidos y recibidos por la Organización y sus Públicos, con la finalidad de concebir y diseñar los sistemas comunicacionales más adecuados para el mantenimiento del clima organizacional armónico.
  • BETA 2.- INVESTIGADOR, aplica el proceso científico en investigación operativa para los diagnósticos organizacionales y la planificación estratégica de acciones y comunicaciones.
  • BETA 3.- GERENTE, poseedor de saber y sabor profesional para liderizar con sabiduría la acción organizacional en las áreas de su competencia y apoyar a la Alta Gerencia para la consolidación de las actividades conducentes al desarrollo organizacional y la gerencia estratégica.
  • BETA 4.- DOCENTE, capacidad para generar, con la aplicación de las debidas estrategias metodológicas y de evaluación, en sus alumnos o receptores, los cambios de conducta, cognoscitivos, actitudinales y psicomotores, utilizando la información veraz.

        En resumen, estos roles exigen del desarrollo, estructuración y conformación de las siguientes capacidades:

  • Motivación para aunar y lograr voluntades.
  • Poder de convicción para influir en otros.
  • Simpatía para propiciar la armonía.
  • Visión estratégica para prever cambios o transformaciones significativas del entorno y, en consecuencia, investigar, organizar los recursos a su cargo para que los objetivos, metas organizacionales, puedan lograrse integralmente en un mundo cambiante.